Calmado del tráfico

Estrategias técnicas para el calmado del tráfico

Las estrategias de diseño de las calles son extraordinariamente efectivas para calmar el tráfico y en consecuencia garantizar la convivencia de todos los sistemas de desplazamiento.

Pasos peatonales elevados. Vías en zig zag. Eliminación de cajones en las paradas de autobuses. Regulación de los ciclos semafóricos. Sustitución de semáforos no vitales por pasos peatonales elevados

Áreas de prioridad residencial

En una calle de carácter residencial (señal s-28)  la velocidad máxima permitida es de 20 km/h., los conductores ceden prioridad a los peatones, el Estacionamiento solo está permitido en los lugares indicados, los peatones pueden utilizar toda la zona de circulación sin estorbar a conductores y los juegos están autorizados.

Imagen relacionada

La Zancada defiende la declaración de la almendra central del casco histórico como zona residencial. También apostamos por la creación de zonas de carácter residencial en extramuros; además de la que ya se contempla crear en el tramo del paseo marítimo comprendido entre Hotel Playa y Cortadura con motivo de las obras de carril bici, hemos propuesto la  reurbanización y declaración como zona residencial de la Avenida de Portugal. 

+ info

El Colectivo Ciudadano Avenida de Portugal, en el que La Zancada se integrada, presentó públicamente su propuesta para la Avenida de Portugal en la pasada SEM 2018: proyección utilizada en la presentación. 

Ciudad 30

¿Qué tipo de vías hay en una Ciudad 30?  (1) Vías con tráfico intenso y velocidad máxima limitada a los 50 km/h; (2) zonas limitadas a 30 km/h en las que la vida local y la circulación comparten protagonismo; (3) zonas de convivencia en las que la velocidad máxima es de 20 km/h y la vida local prevalece sobre la circulación y (4) zonas peatonales en las que la circulación de vehículos es meramente testimonial.

¿Qué ventajas tiene la Ciudad 30? La limitación generalizada de la velocidad urbana a 30 Km/h (1) reduce el número de atropellos y la gravedad de lesiones en caso de que éstos se produzcan, (2) disminuye el nivel de ruido procedente del tráfico, (3) facilita la integración del tráfico ciclista en la calzada, (4) reduce la emisión de contaminantes procedente del tráfico, (5) reduce la necesidad de semáforos y señales, (6) disuade del uso del vehículo motorizado y facilita la creación de zonas con prioridad peatonal y zonas de coexistencia, sin segregación entre aceras y calzada.

¿Cómo conseguir una Ciudad 30? (1) Reduciendo el número de carriles por cada sentido de circulación o estrechando los existentes (por ejemplo, ampliando las aceras, creando carriles bici o habilitando zonas de aparcamiento); (2) rompiendo la linealidad, (3) instalando elementos que obliguen a disminuir la velocidad, como el cojín berlinés, las bandas rugosas, el paso de peatones elevado o el lomo de asno. La mayoría de estas actuaciones tienen un coste muy bajo.

Las pautas para la adaptación de cualquier ciudad al concepto Ciudad 30 km/h pueden consultarse en el manual Ciudades para Caminar, elaborado por la Red de Ciudades que Caminan y editado por Pons en 2018. Otro libro fundamental es Calmar el Tráfico, de Alfonso Sanz (9.99 euros en versión pdf).